Tipos de reciclaje

tipos de reciclaje

El reciclaje es un factor de suma importancia en la actualidad para el cuidado y la conservación del medio ambiente, el cuál nos aporta una amplia lista de beneficios como que permite un ahorro de energía, evita la explotación de los recursos naturales, reduce la contaminación, permite alargar la vida útil de los vertederos, etc. 

En la actualidad existen diferentes tipos de reciclaje. Cada uno de ellos tiene unos objetivos concretos, que explicaremos a lo largo de este post. 

Cuando los desechos generados por las personas se procesan y se transforman, podemos obtener materias primas, las cuáles serán utilizadas en nuevos procesos de fabricación. 

De esta forma, el proceso de reciclaje contribuye a eliminar los residuos generados, a ahorrar en los procesos industriales y a reducir la explotación de los recursos naturales. 

A continuación hacemos una clasificación de los distintos tipos de reciclaje atendiendo a diferentes factores.

Tipos de reciclaje según el método

  1. Reciclaje mecánico

Este tipo de reciclaje se refiere a todas las técnicas y los procesos que incluyan el trabajo manual o ayudado por máquinas. Es muy utilizado en la clasificación de los residuos mezclados y en el reciclaje del plástico. 

  1. Reciclaje químico

Incluye aquellas técnicas y procedimientos que implican un cambio en la estructura química del material. Su finalidad principal es la descomposición del polímero para la obtención de monómeros. 

Este tipo de reciclaje es utilizado mediante disoluciones, hidrólisis, hidrogenación, etc. 

  1. Reciclaje energético

Se utiliza este tipo de reciclaje en materiales cuyo fin es el aprovechamiento energético y cuyos residuos no pueden ser clasificados y recuperados. Por lo tanto, debido a esta imposibilidad técnica o económica, se aprovechan de este otro modo. 

Un buen ejemplo de estos tipos de reciclaje son la incineración de residuos, pirólisis y gasificación. 

  1. Reciclaje por residuo

En estos tipos de reciclaje, lo que se busca es la degradación de toda la materia orgánica en presencia o ausencia de oxígeno. Estos tratamientos pueden emplearse con la materia orgánica separada en origen o materia orgánica sin separar, utilizando procesos mecánicos complementarios en el último caso. 

Tipos de reciclaje según el material de residuo

  1. Reciclaje de papel y de cartón

Se recogen los materiales de papel y cartón y se trasladan a planta. Una vez allí, se mezclan con agua en una máquina y se utilizan aditivos para dotarlos de una  mayor resistencia y blancura. Finalmente, se retiran los impropios como las tintas, las grapas, etc. 

  1. Reciclaje de plástico

El plástico es, sin lugar a dudas, uno de los residuos que más tiempo tardan en degradarse, alcanzando en algunos casos hasta cientos de años. El reciclaje del plástico se puede llevar a cabo a través de dos métodos diferentes:

  • De forma mecánica: consiste en recoger el plástico, limpiarlo, molerlo o trocearlo, lavarlo de nuevo y enfardarlo. 
  • De manera química: consiste en degradar el plástico para conseguir moléculas simples mediante algunos de los siguientes métodos:
  1. Pirólisis: altas temperaturas en ausencia de oxígeno. 
  2. Hidrogenación: altas temperaturas en presencia de oxígeno. 
  3. Gasificación: convierte el plástico en combustible en presencia de oxígeno o hidrógeno. 
  4. Craqueo: altas temperaturas y catalizador. 

3. Reciclaje de vidrio

Una de las principales ventajas del vidrio es que se puede reciclar y reutilizar tantas veces como sea necesario, dado que nunca pierde sus características ni sus propiedades. 

Cuando la chatarra de vidrio llega a las fábricas, se separa en función del color. Después, se separan todos los materiales impropios, como las etiquetas o los tapones. Por último, se tritura y se convierte en polvo (calcín), se somete a altas temperaturas y se le añade arena, hidróxido de sodio y caliza. 

4. Reciclaje de residuos orgánicos

También se les conoce con el nombre de biorresiduos. Se refiere a todos los residuos biodegradables que podemos encontrar en el sector doméstico y comercial, ya sean de origen animal o vegetal. 

Tanto si el tratamiento que reciben estos desechos es aeróbico como anaeróbico, una población microbiana utiliza esta material como alimento, degradándola y convirtiéndola. 

  1. Reciclaje de textil y calzado

La ropa que es recogida y que ya no puede ser reutilizada, es deshilada para formar otros productos nuevos como mantas, trapos de usos industriales, etc. 

Si este acto no es posible, se incineran para recuperar energía o se trasladan hasta el vertedero. 

  1. Reciclaje de pilas y baterías

Estos residuos pueden ser potencialmente peligrosos y muy contaminantes, debido a la presencia de metales pesados en su composición. 

A través de un proceso mecánico, se realiza una trituración refrigerada. Después se lava con agua y se pasa por una mesa vibratoria, la cual se encarga de separar los metales férreos, no férreos, plástico, papel y polvo de pilas. 

Este polvo precisa de otro proceso hidrometalúrgico que, gracias a la ayuda de otros reactivos, consigue recuperar los diferentes componentes. 

  1. Reciclaje de chatarra y metales

Pueden ser una mezcla, o no, de metales férricos y no férricos. El proceso de reciclaje es mecánico mediante la separación, el cribado y las corrientes de Foucault para separar los diferentes residuos y triturarlos. 

  1. Reciclaje de tierras y escombros

Son todos aquellos residuos procedentes de obras y edificaciones. 

Su reciclaje comienza con una primera separación de los materiales, donde se apartan los más voluminosos. A continuación, se pasa por un tromel que separa los residuos por tamaños. Se eliminan los residuos pequeños impropios, utilizando chorros de aire para separar en función de su densidad. 

Finalmente, se pasa un imán donde se separan todos los materiales férricos del resto y se tritura el residuo restante, consiguiendo un material homogéneo. 

  1. Reciclaje de agua

Aunque parezca sorprendente, el agua también es uno de los principales tipos de reciclaje. Toda el agua que pasa por nuestros desagües cuenta con una serie de tratamientos físicos, químicos y biológicos, los cuales contribuyen a su limpieza. 

Para reciclar el agua, se retiran los residuos sólidos y grandes que se encuentran mediante rejas y tamices, eliminando plásticos, grasas, papeles, etc. Después se trata con reactivos químicos para eliminar los sólidos que no se han eliminado en la primera fase. 

A continuación, se introducen bacterias en el agua para que conviertan la materia orgánica disuelta en ella en flóculos, los cuales se pueden separar mediante decantación. Por último, se desinfecta el agua y se prepara para su uso y consumo.  

  1. Reciclaje de aparatos electrónicos y eléctricos 

La mayoría de estos reciben un tratamiento mecánico, en el cuál se separan los diferentes materiales para clasificarlos y valorizarlos. Aquellos dispositivos que presentan algún tipo de fluido o sustancias muy contaminantes suelen resultar mucho más complejos de tratar. 

Estos son los principales tipos de reciclaje que existen en la actualidad y con los que podemos contribuir al cuidado del medio ambiente y del planeta. En nuestra Chatarrería Hermanos López te animamos a que recicles todo tipo de chatarras y disfrutes de los beneficios del reciclado.

¿Qué es el reciclaje?

El reciclaje es el proceso de recuperación de materiales y componentes de residuos que ya no son útiles y que, en lugar de ser eliminados, se transforman en nuevos productos.

¿Cuáles son los principales tipos de reciclaje?

Los principales tipos de reciclaje son: reciclaje de papel y cartón, reciclaje de plásticos, reciclaje de vidrio, reciclaje de metales, reciclaje de residuos orgánicos y reciclaje de electrónicos.

¿En qué consiste el reciclaje de papel y cartón?

El reciclaje de papel y cartón consiste en la recuperación de papel y cartón usados para su posterior transformación en nuevos productos de papel y cartón.

¿Qué materiales se pueden reciclar en el reciclaje de plásticos?

En el reciclaje de plásticos se pueden reciclar una gran variedad de plásticos, como botellas de plástico, bolsas de plástico, juguetes de plástico, entre otros.

¿En qué consiste el reciclaje de residuos electrónicos?

El reciclaje de residuos electrónicos consiste en la recuperación de componentes y materiales de dispositivos electrónicos como ordenadores, móviles o televisores, para su posterior transformación en nuevos productos y la reducción de residuos tóxicos y peligrosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio