¿De qué están hechas las anillas de las latas?

de qué están hechas las anillas de las latas

¿Alguna vez te has preguntado de qué están hechas las anillas de las latas? Si tu respuesta es sí, te recomendamos que sigas leyendo.

Estamos seguros de que todo el mundo ha visto alguna vez una anilla de una lata y que la ha utilizado para abrir esta. El proceso es muy sencillo, se aplica una fuerza sobre la parte superior de la anilla y con un ligero esfuerzo se abre una pequeña sección de la lata, permitiendo al acceso al exterior del líquido que se encuentra dentro.

También sabemos que las latas de refresco están compuestas, en su mayoría, por aluminio pero, ¿realmente sabes de qué están hechas las anillas de las latas?

Si quieres conocer de qué están hechas las anillas de las latas y cómo es su proceso de reciclaje, continúa leyendo este post.

¿De qué están hechas las anillas de las latas?

Nos atrevemos a decir que, en la actualidad, para responder a la pregunta sobre de qué están hechas las anillas de las latas, podemos decir que prácticamente todas las anillas de las latas de refresco están compuestas por un 99% de aluminio, al igual que el resto de la lata.

El aluminio se obtiene a partir de la bauxita, que es una roca compuesta por aluminio y por otros metales distintos. Está caracterizado, sobre todo, por ser un metal resistente a la corrosión y de bajo coste, gracias a su abundancia en la corteza terrestre y a su sencillo proceso de reciclaje, que permite su reutilización infinidad de veces sin perder la calidad. 

También es un metal sustentable, es decir, alrededor de dos tercios de todo el aluminio generado en tiempos anteriores está hoy en día en uso gracias a los procesos de reciclado. Una lata se usa, se recicla, vuelve a convertirse en una lata y regresa al mercado en menos de 60 días. 

Sin embargo, el 1% restante de la anilla está compuesto por otro tipo de metal.

El cuerpo de una lata de refresco consiste en una aleación de aluminio con una mínima cantidad de manganeso. Se utiliza este material para mejorar la fuerza y la durabilidad del recipiente. 

Generalmente, el manganeso se obtiene de rocas minerales. El manganeso en estado puro es bastante extraño, por eso no es común encontrarlo en objetos cotidianos. 

El interior de las latas de refresco se cubren con una finísima capa de plástico para evitar que el metal reaccione con los ácidos de la gaseosa y corroa el aluminio. El exterior, se cubre con tintas. Este material se remueve durante el proceso de reciclaje de la lata.

Ahora que ya sabemos de qué están hechas las latas de las anillas, vamos a ver en qué consiste su proceso de reciclaje.

Reciclado de las anillas de las latas

de qué están hechas las anillas de las latas

Tanto las latas de refresco como las anillas de las latas son de los materiales más frecuentemente reciclados en todo el mundo. Alrededor del 50% de las latas y anillas que se fabrican, acaban reciclándose. Esto es posible gracias al material de que están hechas las anillas de las latas y las latas en su totalidad.

El motivo que explica este hecho es que resulta más económico y utiliza menos energía reciclar el aluminio ya fabricado que minar el material. Las latas y las anillas se pueden cortar en trozos, limpiarlas y comprimirlas en bloques para proceder a su reciclado. 

A menudo los bloques se derriten y se separan los materiales extraños e inservibles. Una vez se encuentra en estado líquido, se moldea en lingotes o se atomiza en polvo para su posterior uso. 

Desde nuestra chatarrería recomendamos que no se separen las anillas de las latas de estas, ya que su proceso de reciclaje se lleva a cabo mucho mejor de manera conjunta que por separado. 

Una lata de refresco ronda los quince gramos, mientras que su anilla apenas llega a uno o dos gramos. 

Ahora que ya sabes de qué están hechas las anillas de las latas y cuál es su proceso de reciclaje, solo queda ponerse manos a la obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat